jueves, 28 de febrero de 2013

De sastres y desastres, de móviles y esclavos



1.
La viñeta de El Roto del día de ayer (27.F.13) me lleva a acordarme de Gomorra, la novela de Roberto Saviano que se lee como una crónica de la infiltración mafiosa que impregna nuestro sistema de producción, una crónica de los cimientos podridos de la casa económica que hemos construido. Se novela allí, entre otros asuntos, el hecho de que la alta costura también se alimente de la explotación laboral de quienes cosen esos vestidos, bajo la amenaza de unos individuos en chándal, completamente ajenos al glamour. El vestido que luce Angelina Jolie en la alfombra roja de los Oscars ha sido manufacturado por modistas de ojos rasgados en un sótano napolitano. Aunque la explotación no impide que un rastro de orgullo asome en el rostro de ese sastre cuando vea por televisión su traje en Hollywood... Angelina Jolie, se llama ese capítulo.



2.
La falda que dibuja El Roto recuerda a la que llevaba Maribel Verdú al recoger su Goya y lanzar su discurso de solidaridad con quienes están siendo desahuciados de sus viviendas por "un sistema quebrado, injusto, obsoleto, que roba a los pobres para dárselo a los ricos...". ¿Cómo se puede mentar a los pobres vestida de Dior?, han clamado muchos, obviando que esa ropa y esos complementos son prestados de una tienda, y que en estos saraos las actrices son meros maniquíes que prestan, a su vez, su cuerpo a una industria de turbia trastienda.

Por otro lado, el negocio de la baja costura se basa en la obsolescencia programada de las prendas de vestir y en la dictadura de la moda que "nos conducen a un consumismo esclavizante", en palabras de Antonio Martínez i Ferrer, del que ahora hablaremos.

3.
Para enfatizar las virtudes de la nueva tecnología, se suele argumentar en contra de la industria del papel impreso aludiendo a la extinción de la Amazonía... Se dice que, a la vuelta de unos años, las generaciones venideras no entenderán cómo aceptábamos de buen grado que el acceso a la información y el conocimiento estuvieran basados en la destrucción sistemática de los bosques... ya que ahora, con un dispositivo electrónico...

Pero parece que este progreso también tiene su reverso tenebroso. Y que debemos desplazar nuestro índice de preocupaciones del Amazonas al Congo, de cuyas minas se extrae el coltán que precisan estos aparatos. El consumo de teléfonos, ordenadores portátiles y demás gadgets informáticos es tan desaforado (de nuevo, por la obsolescencia programada y por la tiranía del estar a la última…), la demanda es tan insistente, el negocio es tan brutal que obliga a esclavizar a los trabajadores.

4.
Ha estado por aquí Jane Goodall, la eminente primatóloga, llamando la atención sobre el hecho de que la industria extractiva del coltán, además de esclavizar humanos, está acabando con el hábitat de gorilas y chimpancés. Se calcula que en España hay 56 millones de teléfonos móviles. Y que sólo el 5% se reciclan. En este caso, reciclar no solo es entrenar la conciencia en el consumo responsable, sino que es defender el derecho a la vida de los primates, y es defender unas condiciones de trabajo dignas para los mineros congoleños. Movilízate por la selva. También.

5.
El 23.F.13, en La Oficina (Producciones Culturales) de la Ronda de Almería, Antonio Martinez i Ferrer truena contra el consumismo irresponsable, "esclavizante" (que subyuga a los trabajadores y avasalla a los consumidores). Martínez i Ferrer es valenciano de Alzira. Obrero de artes gráficas jubilado. Represaliado en la dictadura franquista. Es un veterano comunista que ha hecho perfectamente la transición del siglo: "Los gobiernos comunistas no funcionaron por la represión de la libertad individual. Hay que hacer compatibles la libertad personal con el proyecto colectivo". Es poeta y pintor naif. Y vive en una casa que él mismo ha construido y decorado con vistosos mosaicos cerámicos. Pertenece a la especie de los ancianos que han recibido con sorpresa ilusionada este renacer de la rebeldía juvenil contra el Sistema. Pero advierte a sus compañeros de generación contra el empeño aleccionador: "Pero, ¿qué les vas a enseñar tú a estos?, tú que vienes de todas las derrotas...". "Hay que ser creativos", insiste.

6.
Martínez i Ferrer tiene un vínculo con Almería: su hermana vive en Campohermoso. Y su recital poético / tertulia política ofrece un contrapunto cómico desde un sofá lateral, en que se sientan su mujer y su hermana. A ratos, las cuñadas mantienen una conversación festiva, hacen alguna foto, piden "una cocacola para los ardores"... Y, tras dos horas y cuarto, comentan en voz alta: "Él no se cansa. Nosotras, sí."