domingo, 19 de febrero de 2012

Té quiero

-¿Quieres un té de arándanos?
- Bue... no.

-¿Te gusta?
-Sabe a colonia caliente.

(Pausa)

-Me pondré unas gotas detrás de la oreja.

lunes, 13 de febrero de 2012

Tenemos fiebre

Tengo fiebre. Y el 75% de la clase de 1º E, también. El jueves faltó la mitad (doce de veinticuatro) a causa de la gripe. Ya saben: escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, mareo, pérdida de apetito, cansancio, tos, dolor de garganta, moqueo nasal, náuseas, vómitos, debilidad, dolor de oídos, diarrea… Esta ola siberiana y esta falta de lluvia… Como estamos con la lírica, el profesor de lengua y literatura decidió dedicar la sesión a componer haikus y musipoemas con apoyo audiovisual… con los “supervivientes”. El viernes cayeron seis más. Y también el profesor de lengua y literatura (sin diarrea, sin vómitos). A ver si tanta lírica no va a ser buena… Es trending topic en el instituto: tremenda concentración griposa en una sola clase. Tengo una explicación: es un grupo muy cohesionado, muy solidario, lo comparte todo: los libros, los lápices, los tipp-ex, los portátiles, las tareas, las bromas, las riñas, los apetitos, los aplausos y los secretos… Y también la gripe. O es eso o la lírica romántica, del tipo:

“Para quererte no tengo
la fuerza de Spiderman.
No tengo un cuerpo de acero.
Soy un chico, nada más…”

Y, además, con fiebre.

A la vuelta, limpios de virus, repuestos de nuestras debilidades, seguiremos con la lírica y compondremos colectivamente el “Romance de la Gripe del 1º E” o la “Oda al Paracetamol”.

sábado, 11 de febrero de 2012

Reparar persiana

Yo siempre he sido muy torpe para la chapuza doméstica. De modo que asumo con escepticismo la reparación de una persiana que ni sube ni baja. Abro la tapa de la caja del tambor y compruebo que están partidas las dos correas metálicas que la sujetan al rulo. (Pero qué fuerza tiene esta mujer…) Compro dos nuevas en Persianas Fernández. Las encajo y deslizo lateralmente por las pestañas de la última de las lamas, las engancho a las ranuras, cuidando de que queden a distancia compensada, tiro de la cinta y… ni sube ni baja.

Googleo: “reparar persiana” y encuentro en la red un buen puñado de vídeos que muestran el proceso y mi error: la cinta ha de pasarse arriba casi en su totalidad, girando el rulo, para que tenga recorrido. Claro, ¿no? Pero no para mí: volved a leer la primera frase. El caso es que no dejo de asombrarme: En esta aldea global hay un montón de vecinos que han previsto mi problema y se han preocupado –preventivamente- de ayudarme a encontrar la solución. Ventajas de compartir el conocimiento. Gracias.

Tengo fiebre.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Comiendo en el [restaurante] chino

(A los postres)

ELLA: Pero ¿tú no habías pedido un helado?

ÉL: No. Un flan. Se ve que el [camarero] chino me entiende mejor que tú.

(Suena Moon river. Instrumental.)