lunes, 30 de junio de 2008

Claustro fin de curso

Primeras y apresuradas conclusiones de un profesor novato:

*Quizá los alumnos quieran aprender pero, como cualquiera, también tienen prioridades: quieren (los que quieren) aprobar, a cualquier precio, no importa el medio.

*Los alumnos responden bien a la novedad (la fascinación por descubrir cosas nuevas) y a la coherencia, a la justicia: disponen de sentido común.

*Pero ¿cómo pedirles que pasen seis horas seguidas sentados, aplicados y en silencio?: ¡por dios, tienen 12 años!

*Fundamental: la organización de la clase.

*Conseguir la dualidad imposible: serio, pero cercano.

*Pero ¿de verdad es posible una enseñanza personalizada?

*Fundamental: los recursos (el almacén de…).

*Los riesgos del libro de texto: puede maniatarte las ideas (pero a ellos les da seguridad… y les aburre su monotonía).

*Fundamental: la planificación.

*Creía que sobreponer a la algarabía de los alumnos los gritos del maestro aumentaría el nerviosismo generalizado, pero no parece: más bien sólo acabará con los nervios y con las cuerdas vocales del profesor.

*Fundamental: la disciplina proporcionada, ejemplar.

*Combatir la rutina es el reto (hacer compatibles profundización en contenidos y amenidad); pero, por otra parte, necesitan saber a qué atenerse: un ritmo y un rigor.

*Más vale una explicación muy clara que muchas borrosas. Pero la (in)capacidad de atención de muchos alumnos obligará a muchas repeticiones que aburrirán a los que lo han entendido a la primera y así…

*Fundamental: prácticas individuales, en clase y en casa: se aprende mejor lo que se aprende por sí mismo.

Error de novato (1): demasiado condescendiente en las tareas, criterios más claros, deben sentir que el profesor las valora como muy importantes.
Error de novato (2): escasez de trabajo en grupo (sentirse protagonistas, trabajar con sus manos y con su pensamiento), profesor demasiado dirigista… necesitan ser autónomos, no autómatas.

domingo, 29 de junio de 2008

La línea de Cortázar

De una gota de sudor que nace en el centro de la nuca y resbala subrayando la línea del espinazo y que, antes de perderse en la oscuridad pavorosa de la rabadilla y volverse fría, se arroja desde el elástico del calzoncillo, impacta y explota contra el pavimento de mármol blanco, y se recompone y desaturde, y se desliza dibujando eses líquidas, buscando protección bajo la cama, temerosa de fregonas, de lenguas caninas, y bucea asfixiada entre zapatos y pelusas, y reposa un momento al amparo de un tacón afilado y femenino… firmemente agarrado, elevado e incrustado en el centro de la nuca…

De una gota de sangre nacida en el centro de la nuca…

sábado, 28 de junio de 2008

Inicio duchado y bien peinado

Me gusta peinarme de espaldas al espejo y ducharme a oscuras.